LO QUE GRABÓ ESTA CÁMARA TIENE AL MUNDO EN SUSPENSO. ¡EN EL MINUTO 2:20 CASI ME DESMAYO!

Tras más de 45 minutos de viaje hacia el hospital en las afueras de Houston, Estados Unidos, la madre ya no pudo soportar las contracciones y el niño nació. El padre filmó todo con su celular mientras conducía. Lo que grabó esta cámara tiene al mundo en suspenso. ¡En el minuto 2:20 casi me desmayo!

 

Desde hace muchos tiempos existían alrededor del mundo una figura que era capaz de ayudar a las mujeres a traer a su hijo al mundo, pues sin haber estudiado largos años, podían de manera muy hábil lograr ayudar a las mujeres a traer a sus hijos al mundo, estas son las populares Matronas y cumplían una pieza fundamental pero no irremplazables, pues recordemos que el trabajo de parto es una mecanismo fisiológico y mecánico el cual siempre y cuando sea normal, puede darse de manera completa sin ayuda alguna; nada más que pujar puede traer al mundo una vida.

 

Lo que grabó esta cámara tiene al mundo en suspenso. ¡En el minuto 2:20 casi me desmayo! omg.
De hecho, muchas veces hemos visto partos en cualquier lugar, hasta los más sorprendentes e inimaginables, pero sin duda que suceden y un buen ejemplo lo tenemos en el caso de Jonathan y de Lesa, quienes viven en Texas, y que después de dos de sus primeras hijas eso del parto se convirtió en rutinas para ellos.

Iban en vía al hospital, ya habían pasado 45 minutos desde que esos dolores característicos abrumaron a Lesa, y no aguantaba más, rompió fuente y el dolor era realmente intenso, gritaba de manera inevitable y sin control alguno. Ya todo estaba dado y la mujer dio a luz en el coche. Jonathan, el padre del niño no se detuvo, el auto seguía en movimiento mientras todo esto sucedía; así como uno de los tres hijos de este matrimonio había grabado todo lo que ocurría en todos estos minutos de desespero, gracias a su cámara GoPro.

“¡Oh, mi Dios! ¡Oh, mi dios! ¡Rompí fuente (bolsa de aguas)! ¡Rompí fuente! Por favor, quédate ahí. No puedo hacerlo. No puedo, no puedo”, la mujer estaba desesperada. Los minutos pasaban, la clínica a la que iban seguía lejos y el bebé estaba cada vez más cerca.
El padre iba manejando en un estado de pasmosa tranquilidad. Intentaba calmarla, pero no había mucho que pudiera hacer.

 

“¡Está saliendo! ¡Sácame el cinturón! ¡Dios, el bebé está afuera! ¡Acabamos de tener un bebé! ¡Es un niño! ¡Es un niño!”, la mujer no podía creerlo.

Era su tercer hijo, el primer varón. Pero ninguna de sus hijas anteriores habían nacido en condiciones tan extremas. “Oh mi dios, acabamos de tener un bebé en el auto”, dijo..
De pronto, volvió a desesperarse. “¡No está respirando! ¡No está respirando!”, gritó.
Pero entonces sí su pareja logró contenerla. “Sí está respirando. Si llora es porque está respirando”, le dijo.
Al final, la madre sólo podía repetir una cosa. “Eres hermoso. Eres hermoso”.
No olvidemos los créditos para el otro hijito, quien fue el verdadero autor de todo lo que podremos ver, y que ahora, ya sin más preámbulo veremos.

 

Fuente e imagen:http://unamenteensalud.com/lo-grabo-esta-camara-al-mundo-suspenso-minuto-220-casi-me-desmayo-omg/
Facebook Comments