CON ESTE RICO Y DELICIOSO REMEDIO A LOS 50 AÑOS REFORCÉ LOS TENDONES Y LIGAMENTOS DE MIS RODILLAS

Mientras estamos jóvenes y vigorosos, pocos le damos importancia a nuestra salud ósea. Sin embargo, con el paso de los años, los cuidados que le demos nos van pasando factura. Cuando llegamos a la edad adulta, si no la hemos cuidado, empezaremos a sufrir dolores en las rodillas y ligamentos.

Si ese es tu caso, o simplemente quieres prevenirlo, te animamos a permanecer leyendo este artículo.

El dulce del que te hablaremos a continuación, les encanta a todos, incluso a los niños, por lo que hacérselos comer no será ningún problema. Las ventajas que nos proporciona es que fortalece nuestros ligamentos y huesos. Como resultado, seremos menos propensos a sufrir fracturas en caso de tropezar y caernos. Por otro lado, nos ayudara a evitar el dolor en las coyunturas de nuestros huesos, por lo que nos sentiremos mejor.

Podríamos decir que este remedio es prácticamente un “postre dulce”, pero no contiene azúcar. No obstante, puedes añadirle el sabor que más te guste para darle ese toque personal. El dulce del que te estamos hablando es la gelatina.

La gelatina es más que un simple postre delicioso tanto para niños como para adultos, es una especie de cemento para nuestros huesos y ligamentos. Algunas personas incluso lo comparan al colágeno natura que está al alcance de todos. Si quieres preparar a partir de hoy, te animamos a prestar atención a las siguientes indicaciones.

Gelatina para mejorar la salud de nuestras rodillas y ligamentos

Qué necesitaremos:

  • Gelatina sin azúcar (10 gramos).
  • Agua fría (media taza).
  • Miel (opcional).

Preparación y uso:

Lo que debemos hacer es buscar un recipiente limpio y echar el agua en él. A continuación, le agregamos la gelatina y removemos bien hasta que se disuelva totalmente. Si queremos endulzarla un poco, podemos añadirle una cucharada de miel orgánica, así como gotas de limón. Los edulcorantes naturales como la Stevia también son muy recomendables.

Esta sustancia la dejamos reposar toda la noche. Al día siguiente, nos tomamos la mitad de este líquido antes del desayuno. La otra mitad la podemos ingerir antes de irnos a dormir. Este proceso lo repetimos por al menos un mes y sentiremos la mejoría. Aunque podemos seguir tomándolo por el resto de nuestra vida, sus efectos siempre serán positivos.

De esta sencilla manera podemos no solo fortalecer nuestros huesos y ligamentos, también podremos prevenir futuros problemas óseos. Empieza ya a preparar esta fabulosa bebida y notaras la diferencia. No olvides compartir este artículo, así nos ayudas a seguir creciendo y trayéndote más información como esta.

Facebook Comments